Conoce nuestra

Facultad

Annie Salado

Un ser libre, independiente, en constante búsqueda de conocimiento, alegre, siempre dispuesta a ayudar, hacer sentir bien a los demás, de carácter firme.  Amante de la paz, de la lectura, de la naturaleza. El contacto directo con ésta es parte de mi vida. Con la firme creencia que una sonrisa cambia tu día. Poco paciente, me descontrola cuando las cosas no salen como lo había pensado, pero estoy aprendiendo a tolerarlo y disfrutarlo, ( Esta es una de las lecciones que el yoga y la meditación me ha enseñado).

Por mucho tiempo, los constantes dolores de cabeza y cuello formaron parte de mi diario vivir. Varios estudios médicos por lo que tuve que pasar, sin ningún resultado con un porqué… A través de un anuncio en un periódico, me entero sobre la meditación con sonido primordial y sus beneficios. Acto seguido, investigo más sobre esto y decido tratarlo como una alternativa. Fue allí donde escucho mayor información sobre el yoga, sus beneficios (2012) y Samadhi Yoga Institute.

En aquel momento quería hacer algo para mantenerse en “forma”, que me hiciera sudar de verdad, y a la vez me aliviara el estrés y los constantes dolores de cabeza y cuello. Comienzo a asistir a clases de yoga en Samadhi Yoga Institute, sin muchas expectativas, el cuál, quedé sorprendida al descubrir que el Yoga es mucho más que relajarse, meditar o hacer posturas. Desde esa primera clase noté cambios, tanto físicos como mentales y en mi actitud hacia la vida.

Después de un tiempo de práctica y comprobar los múltiples beneficios de esta disciplina, decido prepararme con la misión de compartir estos beneficios con otras personas; certificándome como instructora de yoga en Samadhi en el año 2014.

Ese fue el momento que marcó mi vida, cuando llega eso que has estado buscando y no sabes qué cosa es, hasta que lo sientes, lo vives y notas la diferencia en tu esencia.  Siempre sentí la atracción de ayudar a las personas, pero nunca pensé que sería facilitando clases de yoga. Al facilitar clases busco que cada practicante dé lo mejor de sí, cultivando su humildad, amor y compasión hacia sí mismo. A entender que yoga es algo más que trabajar su cuerpo físico o llegar a una postura de revista.

Yoga me ha llenado de muchas herramientas que han hecho de mi un ser humano en constante evolución, con más consciencia en mis procesos y mayor seguridad en mi vida. Yoga me regaló salud y cada día que pasa me continua obsequiando. Me ha enseñado a respetar mi cuerpo, que es mi templo, a trabajar diariamente para mantener el balance entre este, mi mente y mi espíritu.  Me ha enseñado a detenerme, observar mi alrededor, respirar de forma consciente, saber donde están mis limitaciones y respetarlas. A amarme y no juzgar cada parte de mi y me ha rodeado de una tribu hermosa, por lo que me siento bien afortunada. Yoga me prepara constantemente a enfrentar no solo lo que ocurre en el mat sino fuera de este. En el diario vivir, ante cada situación que ocurre a mi alrededor.  Estas son algunas de las cosas por la cuál estoy constantemente agradecida de esta hermosa práctica.

yoga-icon8-img

Yoga me regaló salud y cada día que pasa me continua obsequiando.

SE LIBRE
yoga-icon7-img

Busco que cada practicante dé lo mejor de sí, cultivando su humildad, amor y compasión hacia sí mismo.

SE FELIZ